Lechada de piscinas: qué es, para qué sirve y cómo se aplica

Para la lechada de una piscina hay que tener especial cuidado con el material que se va a emplear. No todos los tipos de cementos son adecuados para rejuntar piscinas, por lo que hay que estudiar bien las mejores opciones y de esa manera conseguir una piscina hermosa, duradera y libre de algas. 

Es difícil imaginar una piscina con una superficie de gresite que no esté debidamente lechada. Y es que tapar las juntas de los azulejos les da mayor agarre, resistencia y durabilidad. Además, los dota de belleza y les da un aspecto uniforme y equilibrado. En este artículo vamos hablar sobre lechada de piscina y cómo utilizarlas.

¿De qué se trata la lechada de piscinas?

Se trata de tapar cada una de las juntas o separación de los azulejos una vez estén instalados. Este es un procedimiento obligatorio cuando se instalan azulejos o gresite en cualquier lugar de la casa, y si es en una piscina su nivel de obligatoriedad e importancia aumentan exponencialmente. De un buen rejunte para piscina (como también se le conoce) depende su durabilidad. 

¿Por qué es tan importante la borada para piscinas?

Sucede que para revestir una piscina se suele usar azulejosgresite. Ambos materiales son duraderos e ideales para el revestimiento de piscinas, pero al momento de instalar las placas en la superficie se debe dejar una separación entre ellas de unos 2 milímetros aproximadamente. 

A través de esa separación aparentemente minúscula e insignificante se puede filtrar el agua, se puede desprender el azulejo o gresite y, también, se puede llenar de algas la piscina. 

Es por eso que la lechada de piscinas es muy importante. Al tapar esa separación entre un azulejo y otro logras que el revestimiento de la piscina sea impermeable –con lo que evitas filtraciones del agua-, que los azulejos tengan mayor agarre y, por ende, que dure mucho más tiempo. 

¿Qué materiales se pueden utilizar par a la lechada de piscinas?

Existen diversos materiales para la lechada de piscinas, pero hay unos más funcionales que otros. Si seleccionas el material más adecuado, tendrás la mitad del trabajo hecho. 

Para la lechada se puede utilizar cemento cola blanco. Esto gracias a que es sencillo de expandir por la superficie de la piscina.

Sin embargo, este cemento no cuenta con las propiedades necesarias para usarse en zonas con tanta presencia de agua, por lo que si lo utilizas para la lechada, seguramente con el paso de los meses empezará a caerse y con esto se dañará el aspecto estético de la alberca. 

¿Por qué pasa eso? El cemento blanco no resiste la presión del agua, por lo que en poco tiempo cederá y se caerá. Esto puede causar, a su vez, que el azulejo se desprenda, lo que obliga a sustituir las placas caídas y a realizar una nueva lechada. 

Ahora bien, existe un material para rejuntar piscina creado a base de cemento blanco. Se trata de una composición especial de cemento blanco, resina epoxi, polvo de mármol y otros componentes que lo dotan de las características necesarias para la lechada. 

¿Cómo se prepara el mortero para juntas?

Depende del fabricante. Y es que existen muchas marcas de morteros para lechada. Sin embargo, su método de preparación es –casi siempre- similar. 

Para preparar el mortero para juntas se debe añadir agua y un poco del mortero a un recipiente. Se debe mezclar hasta que tenga una consistencia homogénea y sin grumos. Una vez lista, se puede proceder a rejuntar la piscina. 

¿Cómo rejuntar una piscina?

El rejunte de piscinas es un trabajo sencillo pero que requiere mucho cuidado y, sobre todo, experiencia. Lo primero que hay que hacer es seleccionar el material o borada de piscina adecuado; un mortero para juntas. Luego se procede de la siguiente manera: 

1. Limpia la superficie de la piscina
2. Aplica el mortero para juntas
3. Deja que la mezcla se seque
4. Limpia la superficie
5. Retira el resto de mortero para juntas

Compartir esta publicacion